Asociación Argentina

Asociación Argentina de Criadores de Búfalos
BUFALOS EN ARGENTINA

 

 
LOS BUFALOS EN LA ARGENTINA

La especie "Bubalus Bubalis" incluye diecinueve razas. Tres de las más importantes,
desde el punto de vista económico, tienen presencia en nuestro país, a saber:

Mediterránea (70%), Murrah y Jafarabadi.

Las tres son de doble propósito (leche y carne), y a veces triple (trabajo).
Los primeros bubalinos que ingresaron al territorio nacional, lo hicieron a principios del siglo pasado
 a través del río Uruguay, provenientes principalmente del Brasil.

BUFALO DE AGUA

RAZA MURRAH: Es originaria del Noroeste de la India, son animales de color negro azabache, con manchas blancas sólo en la punta de la cola, macizos, robustos, con una conformación profunda y ancha, de extremidades cortas y huesos pesados.
Buen cuarto posterior y muy buena conformación carnicera. Los cuernos son cortos y tienen forma de espiral cerrado. Sus orejas son cortas. Poseen ubre bien desarrollada, con venas
bien marcadas y cuartos bien encuadrados. Los pezones son de fácil manipuleo y tracción. La Bajada de leche es rápida. Todo esto hace que sean excelentes lecheras. Su piel es gruesa y es la raza más adaptada al frío. El peso promedio al nacimiento es de 38 kg, el de la vaquilla de 24 meses es de 370 kg, el vientre adulto de 550 a 600 kg, y el de los machos varía de 600 a 900 kg, con casos de hasta 1000 kg.
    

RAZA JAFARABADI: El nombre deriva de la ciudad de Jafarabad. También de color negro. Los cuernos son pesados y anchos hacia abajo, y en su extremo se curvan haciendo un rulo espirado hacia atrás. El peso promedio en machos adultos es de 700 a 1000 kg, y de 700 kg en las hembras. Esta raza es apta para zonas de pastos altos y abundantes, aunque no sean verdes. Necesita mucho volumen para generar energía, y en restricciones de alimentación alarga el intervalo interparto, demorando su recuperación. Sin embargo, tiene excelente conformación carnicera y lechera (caja toráxica de gran tamaño).
   
RAZA MEDITERRANEA:  También de origen índico, a pesar de haberse definido como raza en Europa. Es de color negro. Las manchas blancas no se aceptan. Los cuernos son medianos, dirigidos hacia atrás y los costados, con las puntas curvadas hacia arriba, formando una media luna. La cara es larga y angosta y presenta pelos largos en el borde inferior de la mandíbula. El cuerpo es ancho en relación a su largo, y las patas son cortas y robustas. La cruz es prominente y más alta que el sacro. Es de pecho profundo y abdomen voluminoso. La cola es corta pero llega hasta el garrón por ser su inserción baja.
En general es un animal compacto, musculoso y profundo. Tiene buena conformación de grupa. El peso promedio del animal adulto es de 600 a 800 kg en los machos y de 600 kg en las hembras. La edad promedio al primer parto es de 40 meses. Muy buena conformación carnicera y lechera.

Cabe destacar que la eficiencia de conversión y la resistencia al calor los hace mejores ganadores de peso y eficientes productores de leche en condiciones tropicales y subtropicales.
El estacionamiento natural del servicio en el otoño, permite una perfecta adaptación de los requerimientos a la curva forrajera del subtrópico.
La búfala no necesita para entrar en celo esperar el "flushing" de pasto verde que se produce durante la primavera. Le basta con que se moderen las temperaturas estivales, entrando en celo de marzo a junio, con pastos fibrosos (eso sí, tiene que haber un mínimo de volumen).
El celo se corta cuando comienzan a mantenerse las bajas temperaturas.
Esta característica del bubalino le permite producir leche y carne, no sólo en zonas templadas, sino también en el subtrópico (siempre que se haga un manejo prudente de cargas en el invierno: el búfalo en promedio representa una carga de 1.2 equivalente vaca).
BUFALO DE AGUA

En cuanto a producción de carnes, las crías a campo y en condiciones subtropicales tienen una curva ideal de crecimiento y ganancia de peso, ininterrumpida desde el nacimiento (de enero a abril, promedio marzo) hasta los 15 meses de edad, donde entra en su segundo invierno, pero sin consecuencias demasiado graves porque no tiene aún cambio de dientes (el primer par de incisivos irrumpe a los 2½, 3 años de edad).
Esto le permite alcanzar, a los 27 / 30 meses de edad (cuando entra en su tercer invierno) el peso de faena, de 500 a 550 kilos de peso vivo.

Al igual que Brasil, la mayor parte de la población bubalina en la Argentina está
orientada a la producción de carne. Solamente hay cuatro emprendimientos lecheros, de los cuales el primero comenzó en el año 1992. Tanto los Registros Preparatorio Selectivo (Primera generación = P1, y Segunda generación = P2) como los Registros Definitivos (D), son llevados por la Sociedad Rural Argentina. En estos registros hay cuatrocientos animales inscriptos (se inscriben 150 por año).

BUFALOS DE AGUA
Los Registros Controlados (C) y los Absorbentes (B) los lleva la Asociación Argentina de Criadores de Búfalos (B1 y B2). Se inscriben 250 animales por año, y hay un total de 1.600 inscriptos en la actualidad.
No hay relación con la Federación Internacional por registros y/o programas de mejoramiento, salvo el reconocimiento de los registros de la SRA y de la AACB por parte de las Asociaciones Macionales de Criadores de Italia y Brasil.
La AACB integra la Asociación de Criadores de Búfalos para las Américas, y es miembro fundador de la International Bufalo Federation, que es la entidad mundial de los criadores e investigadores de la especie. Las exportaciones se realizan a Brasil, Italia y Vietnam.

 
Para comunicarse con Asociación Argentina de Criadores de Búfalos
complete el siguiente formulario
  

Nombre y Apellido o Razón Social:

  Email:

  Ciudad:
  Teléfono:   País:
Comentarios: 

AGRICULTURA CONSTRUCCION Y GANADERIA EN ARGENTINA