Control de Malezas


La disminución de los rendimientos ocasionada por las malezas en el cultivo del sorgo se debe a que compiten con él por la luz, agua nutrientes y espacio.

Se ha demostrado que el mayor daño por competencia ocurre durante los dos primeros meses del cultivo, con un máximo que tiene lugar hasta los 30 días (5 hojas), etapa en la que el crecimiento del sorgo es lento y la maleza desarrolla rápidamente.
En este período crítico, las malezas afectan, no sólo la implantación del sorgo, sino que también inciden severamente sobre el rendimiento, haciendo indispensable el control temprano para asegurar el éxito del cultivo.
 
Pueden controlarse mediante labores culturales mecánicas, empleando herbicidas o por la utilización combinada de estas técnicas, dependiendo del sistema de labranza a utilizar.
 
En la convencional y/o reducida, la integración de estos métodos ha demostrado ser de alta eficiencia.
En el caso de labranza cero se requiere, además del empleo correcto de herbicidas químicos, complementar con un manejo del cultivo que permita un rápido desarrollo inicial, lo que le permite competir con éxito contra la maleza.
La aplicación de fertilizantes de arranque y el acercamiento entre líneas contribuye a ello.

  • CONTROL QUIMICO DE MALEZAS ANUALES
    Herbicidas de preemergencia

    Entre los más recomendados se encuentra la Atrazina, que controla eficazmente la mayoría de las malezas latifoliadas anuales y algunas gramíneas, como cola de zorro y pasto colorado.
    Conviene aplicarlo inmediatamente después de la siembra, antes de la emergencia de las malezas, aunque puede emplearse en postemergencia muy temprana de ambos.
    Se lo aplica en cobertura total o sólo en la hilera de siembra (tratamiento en banda). Con este método se reduce hasta en un 50% la cantidad de producto necesario.
    A las dosis normales, la persistencia de la Atrazina en el suelo puede ser superior a los tres meses.
      

  • CONTROL QUIMICO DE MALEZAS ANUALES
    Herbicidas de postemergencia

    Los herbicidas de postemergencia son los que se aplican después de la emergencia, tanto del sorgo como de las malezas de hoja ancha.
    Los más utilizados son 2,4 D, MCPA, Picloram y Dicamba.
    Es importante que, en el momento de su aplicación, el suelo tenga buen contenido de humedad y la temperatura ambiente sea superior a los 15°C, pero no mayor que 25°C.
    Las pulverizaciones pueden iniciarse cuando el sorgo tiene 10 a 15 cm de altura y hasta 35 cm.
    Pasada esa altura, y formada la panoja, no es recomendable pulverizar, y debe esperarse hasta que el grano tenga consistencia pastosa.
    Cuando el cultivo está en el período de macollaje (entre 10 y 30 cm de altura), la aplicación puede hacerse en cobertura total. Si está más desarrollado deberá utilizarse una barra pulverizadora con caños de bajada y dosis mínimas, dentro del rango recomendado.
    Deben evitarse en lo posible las aplicaciones cuando hay viento, porque se disminuye la eficacia del tratamiento, por la deriva del herbicida, que puede además afectar cultivos vecinos.
    Cuando el tiempo amenaza lluvia deben suspenderse las pulverizaciones, ya que una precipitación torrencial inmediata puede anular, por lavado, el efecto del producto.
     

HOMESIGUIENTE

AGRICULTURA CONSTRUCCION Y GANADERIA EN ARGENTINA