Alfalfa: manual técnico Cargill
Implantación de la alfalfa

 
Densidad de siembra


         Son varios los factores que inciden en la siembra para determinar la densidad ideal para cada zona. Los más importantes son: cantidad y distribución de lluvias, época de siembra, preparación del lote, calidad de la semilla y el sistema de siembra a utilizar.
         Ensayos realizados en la zona central de Santa Fe (5 a 25 kg / Ha) y en La Pampa (6 a 12 kg / Ha), no mostraron diferencias significativas en la cantidad de plantas logradas y producción de materia seca con distintas densidades.
         Si consideramos una siembra de 10 kg / Ha (aproximadamente 500 semillas por metro cuadrado) y de acuerdo al sistema de siembra al voleo o en surco, se logra un nacimiento entre 25 y 60%. De la emergencia al primer corte las plantas compiten entre sí regulando el stand de plantas.
         Entre 40 y 100 plantas por m2, de acuerdo al régimen de lluvias de las zonas, se considera un stand óptimo para lograr una máxima producción.
         Es posible bajar la densidad de siembra, siempre y cuando se controlen todos los factores determinantes para un buen establecimiento.

CARGILL

 
Profundidad y sistemas de siembra

       La profundidad a la que se deposita la semilla y el contacto de ésta con la humedad del suelo, son importantes factores a considerar en el momento de la siembra. La profundidad ideal para alfalfa es de 1,5 a 2,0 cm. En suelos de textura fina, no debe sembrarse a más de 1,5 cm por riesgo de planchado, mientras que en suelos de textura mayor es posible hacerlo hasta los 2,5 cm.

Sistemas

       Existen dos sistemas normalmente utilizados en la Argentina: en línea o al voleo.
       El primero se debe utilizar en las zonas semiáridas, debido a que el sistema permite depositar la semilla en contacto con el suelo húmedo. Además tiene la ventaja de poder aplicar el fertilizante al costado y por debajo de la semilla, favoreciendo el crecimiento inicial de la plántula.
       El sistema al voleo se puede utilizar en zonas subhúmedas o húmedas debido a que generalmente en la época de siembra no hay problemas de déficit de humedad.
       De todas formas es un sistema ineficiente debido a que no se puede regular la profundidad de siembra y exige una mayor densidad en la misma.
       Montino et al, compararon los sistemas de siembra al voleo con 12 kg / Ha de semilla, y siembras en líneas con 6 kg / Ha.
       Los resultados mostraron que con bajas densidades de siembra en línea, obtuvieron los mismos rendimientos de forraje que con altas densidades al voleo.

HOME     SIGUIENTE

AGRICULTURA CONSTRUCCION Y GANADERIA EN ARGENTINA